Publicidad

.

lunes, 25 de enero de 2016

Fabricantes de automóviles toman dos rutas hacia el Salón del Automóvil de Detroit

El administrador de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras, Mark Rosekind, a la derecha, observa al secretario de Transporte, Anthony Foxx dentro de un Chevrolet Bolt EV 2017.Los fabricantes de automóviles de EEUU confirmaron el pasado martes que 2015 fue su mejor año en ventas, sin embargo pocos de los ejecutivos principales se encontraban en el núcleo de la industria en Detroit para celebrar. Muchos de ellos estaban a 2,000 millas de distancia en Las Vegas en la Feria Internacional de Electrónica de Consumo (CES).
No era solamente la distancia lo que separaba a los dos eventos. Los ejecutivos en Las Vegas estaban ahí principalmente para promover tecnología de punta tal como el automóvil eléctrico de General Motors — el Chevrolet Bolt — así como los automóviles sin conductor.
Pero en la Ciudad del Motor de EEUU las bienvenidas cifras estaban encabezadas por un repunte, debido a los bajos precios de la gasolina, en el mercado de las camionetas “pick-up” tradicionales y los vehículos utilitarios deportivos (SUV).
Esta división estará probablemente a la vista en el mayor evento anual de la industria, esta semana en el Salón del Automóvil de Detroit, donde los fabricantes develarán lo último en sofisticados vehículos híbridos y eléctricos y también presentarán docenas de vehículos grandes y de relativamente gran consumo de combustible.
La escisión subraya la competencia de las presiones sobre los fabricantes automovilísticos por parte de los reguladores — que han marcado unas reglas muy estrictas para el consumo de combustible — y de los consumidores, según Mark Wakefield, director automotriz de la consultoría AlixPartners.
“Mientas los precios de la gasolina estuvieron altos, la motivación de los reguladores estuvo alineada con la motivación de los compradores”, dice el Sr. Wakefield. “Ahora que los precios están tan bajos, esas tecnologías que se requieren para mejorar el ahorro de combustible no muestran una recuperación de la inversión”.
Matt DeLorenzo, director en jefe de Kelly Blue Book, el servicio de información de automóviles, dice que muchos de los lanzamientos serán vehículos de uso diario muy diferentes del Bolt. Entre ellos estará una nueva versión del minivan Town and Country de Fiat Chrysler y un gran vehículo utilitario deportivo de GMC, la marca premium de camiones de GM.
“Van a ver muchos vehículos populares que son los que ayudan a pagar por los vehículos de combustibles alternativos”, dice el Sr. DeLorenzo.
Menciona que los fabricantes quieren mantener su impulso después de un récord de 17.5 millones en ventas en EEUU el año pasado. “Esperan mantener la pelota en juego”, dice. “Parte de este esfuerzo son los productos nuevos”.
Sin embargo, sigue siendo vital para los fabricantes que lancen modelos más eficientes para cumplir con las reglas de ahorro de combustible. Estas regulaciones, introducidas en 2012, exigen que casi doblen el promedio de ahorro de combustible — a 54.5 millas por galón — para cuando los modelos 2025 salgan a la venta.
Eso requiere de fuertes inversiones para el desarrollo de vehículos exclusivamente eléctricos como el Bolt e híbridos que se enchufan como el Ford Fusion, que se espera sea develado en Detroit.
“Va a haber muchos más híbridos, y algunos vehículos eléctricos, en exposición”, dice el Sr. Wakefield. “La proporción entre vehículos híbridos y eléctricos que se van a exhibir es mucho mayor que el 3 por ciento de ventas que representan los híbridos y eléctricos”.
Los grandes fabricantes de automóviles también quieren mostrar sus vehículos innovadores para aventajar el creciente reto de compañías de tecnología como Google con su vehículo sin conductor.
“Creo que los fabricantes automovilísticos reconocen los deseos de las compañías como Apple y Google de entrar en sus mercados”, dice el Sr. DeLorenzo. “Se asociarán con ellas o al menos no dejarán que tomen la delantera en sus negocios automotrices”.
La mayoría de los vehículos nuevos en la exposición están dirigidos a aumentar utilidades, tales como una nueva versión de la camioneta Ridgeline de Honda, diseñada para el mercado estadounidense. Las camionetas “pick-up” y los vehículos utilitarios deportivos son más rentables que los sedanes convencionales.
Esto también está detrás de un incremento de vehículos de lujo que serán revelados en el evento. La marca Lincoln de Ford, por ejemplo, mostrará la versión de producción de su sedán Continental, mientras que Hyundai va a lanzar el modelo de lujo de su Genesis G90.
La carrera hacia los automóviles de gama alta — GM ha prometido invertir por su cuenta US$12 mil millones en modelos de Cadillac — ha generado preocupación que el mercado pueda estar llegando a un punto de saturación. Hay señales de que el incremento en las ventas está llegando a su pico, dicen los observadores.
Una “tremenda cantidad de actividad” se está llevando a cabo en los segmentos superiores del mercado, según el Sr. DeLorenzo. “Estamos llegando a un punto donde puede ser que haya demasiados automóviles en busca de demasiados pocos compradores”. Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario